Si queremos evitar las redundancias y la sobrecarga de información, la gestión de la información debe ser ordenada y organizada. La idea es que Internet ha puesto el conocimiento al alcance de cualquiera que tenga un ordenador y una conexión a Internet. Así que lo más importante es asegurarse de que todos los datos se utilizan de forma sensata y ordenada. De lo contrario, es muy probable que acabes con un montón de datos inútiles o redundantes. Por eso, muchas empresas utilizan Internet con responsabilidad y moderación. Los pioneros de la GC, 3M e Infosys, por ejemplo, tienen normas que especifican qué información puede obtenerse de Internet y qué información debe proceder de bases de datos especializadas cuando se trata de utilizar Internet. Estamos en la era de la información, que se define por la abundancia de información sobre cualquier cosa que sea fácilmente accesible. Por ello, varias de estas organizaciones explican cómo se puede utilizar Internet como fuente de datos. El uso de Internet para obtener información también está mal visto por muchas empresas debido a los posibles problemas de derechos de autor derivados del uso de material no obtenido de los titulares de los derechos. Uso y abuso de Internet Esta es también la razón por la que muchas instituciones de Estados Unidos y Europa prohíben a los estudiantes el uso de material encontrado en sitios como Wikipedia como fuente de información, dirigiéndolos en cambio a bases de datos académicas como EBSCO, Emerald Insight y JSTOR. Los bancos de inversión y las consultoras utilizan las bases de datos empresariales como Reuters, Bloomberg y Financial Times porque son fuentes de información fiables con un largo historial de fiabilidad. En otras palabras, obtener datos fiables en Internet es como buscar una aguja en un pajar. Los sistemas de gestión del conocimiento de las empresas de consultoría, los bancos de inversión y las corporaciones restringen expresamente a los trabajadores la posibilidad de depender de Internet para todas sus necesidades de datos y conocimientos. Las empresas mencionadas garantizan la exactitud y fiabilidad de los datos y la información que utilizan suscribiéndose a bases de datos de primera línea como éstas. Internet también ha dado lugar a un intercambio de archivos y datos que a menudo está exento de la normativa vigente. Se trata de un avance importante. Por ello, la obtención de datos de Internet puede dar lugar a acusaciones de piratería contra la empresa, además de problemas de derechos de autor. Los sistemas de gestión de conocimiento basados en Internet ofrecen una serie de ventajas. Dicho esto, es importante darse cuenta de que Internet ha revolucionado la gestión de la información tanto para las empresas como para las personas. Prueba de ello es el uso que los grandes medios de comunicación y los periódicos hacen de Internet para obtener sus noticias. Por supuesto, las organizaciones de noticias tienen verificadores de hechos que se aseguran de que el material que publican es preciso. Los individuos, por otro lado, pueden no ser conscientes de que las estadísticas y los datos que citan y utilizan pueden no ser fiables en ausencia de una validación y confirmación independientes. Incluso se ha descubierto que los periodistas utilizan datos poco fiables o incorrectos. Lo que queremos decir es que tener mucha información no es suficiente por sí solo. La exactitud y la fiabilidad son dos cosas que hay que vigilar. Para garantizar que sólo la información fidedigna y correcta entre en el sistema de gestión de conocimientos de una empresa, los guardianes son fundamentales, especialmente cuando una empresa ya ha creado sistemas de gestión de conocimientos. Por último, algunas reflexiones Otra razón por la que las grandes empresas dudan en utilizar Internet como fuente de datos para sus sistemas de gestión de conocimientos es el riesgo de plagio. Es decir, si el contenido en línea no está correctamente reconocido y referenciado, cualquiera que utilice los datos puede ser acusado de plagio, algo que cualquier gran empresa querría evitar debido al potencial de controversias.

Read More